“La Habitación de la Devoción”

Erotski forumi Erotske priče Stvarne priče

Empty Avatar
utorak 29 lipnja 2021

Hola, aquí estoy. Tal cual soy… Un hombre respetuoso, sincero, agradecido y fogoso. Con ganas de vivir experiencias más allá de un simple cuerpo a cuerpo. Soy educado, discreto y muy limpio; y no entiendo la vida sin música ni buen humor.

Me gustaría conocer chicas y parejas, con las que compartir buenos ratos de complicidad y con quien realizar nuestras fantasías.

Estoy abierto a propuestas, pese a no tener experiencia todavía en el mundillo; ya q siempre he sido muy activo sexualmente y tengo muchas ganas de probar un montón de cosas.

Soy algo tímido al principio, pero en cuanto cojo confianza y me desato; me transformo en una persona intensa desacomplejada.

Una de mis fantasías, os la cuento en el siguiente relato:

Todo empieza con un intercambio de mensajes en spicymatch, con una chica un poco introvertida y a la que no le gusta llamar mucho la atención… Ha abierto un perfil aquí después de varias relaciones esporádicas en las que no ha disfrutado mucho del sexo, ya que siempre se ha topado con chicos fríos y sin mucho interés en el disfrute de la chica. A ella le va el sexo más profundo, desea un experiencia más sensitiva a nivel emocional aunque no quiere dejar de lado la parte física.

La chica todavía no sabe muy bien cómo llegar al éxtasis, pero tiene claro q el juego de roles le produce un morboso estado de expiración permanente. Solo imaginar una habitación de hotel, con un extraño, dejándose llevar, fluyendo con los pasos a seguir q le marca su nuevo amigo de perversiones secretas; hace que sus braguitas queden mojadas y que su mente disfrute de un auténtico orgasmo.

Así que, sin quererlo; se topa con un servidor. Un chico atractivo y que parece ser algo tímido, pero q tiene las cosas claras; y sobretodo, que se le ve respetuoso y amable.

Después de unos cuantos mensajes por el chat de spicymatch, pasan a darse el móvil; y en pocos días de intercambiar mensajes y fotos, los dos se dan cuenta de la conexión emocional que a florecido entre los dos. Cada vez que se llen, la tensión sexual aumenta; y el día en que intercambian unos mensajes de voz, la fantasía cobra vida.

Han hablado de los límites de cada uno, han indicado las líneas rojas que no deben cruzar; incluso se han inventado una palabra clave de seguridad para frenar si en algún momento uno de los dos no se siente cómodo. Hablando claro, la chica desea ser su sumisa; y yo, quiero ser su amo.

Como los horarios de los dos son difíciles de cuadrar, buscamos una fecha, una hora y un lugar; con la única condición de que sea un hotel muy discreto, y que la habitación tenga muchos espejos… los dos tenemos ese fetiche, el poder ver la escena desde distintos ángulos; como si fuéramos los protagonistas de una peli porno.

Durante los días previos al encuentro, hablamos sobre lo que nos gustaría Experimentar y acabamos decidiendo que ya se verá en directo lo que fluirá.

Llega el día, yo me levanto temprano; me afeito la cabeza, me arreglo la barba, me rapo el pelo corporal y finalmente me afeito minuciosamente el escroto dejándolo con uña excelentísima suavidad. Me ducho y me perfumo, me visto con mis mejores galas; con un toque casual para no intimidar demasiado… le envío una foto con el mensaje: estoy en camino, tengo los nervios a flor de piel; y eso que el juego aún no ha empezado de verdad.

La chica, tras su sesión de belleza con la que se ve más guapa q nunca; me envía una foto suya; está tremendamente atractiva y demarrada ilusión y erotismo en gran cantidad. Su mensaje es claro, soy toda tuya; no me hagas esperar… alguna petición especial?

Yo respondo con un mensaje de voz, esa voz tranquila y sensual que tanto le gusta; pidiendo que me espere en el centro de la habitación, arrodillada, y con los ojos vendados. No recibo mensaje de respuesta, y mientras aparco; suena mi móvil, es un mensaje suyo con el número de habitación.

Al llegar, abro la puerta lentamente; aún no la veo, pero ya noto su olor; un elegante perfume con un toque dulzón. Está claro que desea impresionarme, y se merece tener de las experiencias sexuales, la mejor.

Una vez dentro de la habitación, me encuentro a la chica en el centro de la habitación; arrodillada y con los ojos vendados, esperando la interacción. Se le notan los nervios, ya que tiene un leve temblor; por lo que intentando que no se noten mis nervios l, me acerco a su oreja y le susurro: ya estoy aquí Preciosa, ahora empieza la acción.

Con mi mano derecha le acaricio la barbilla, mientras la acerco a mi boca y le doy un buen beso lleno de pasión. Noto como sus nervios desaparecen, y como se libera su alma de todo temor. Nos sentimos a gusto con esa situación, pero a pesar de la luz tenue y los espejos en las paredes; me apetece darle un toque más sexi a esa habitación. Cojo mi móvil, y pongo la versión de muse de la canción feeling good…

Ella está quieta, allí en medio; arrodillada y ansiosa de probar mi carne, pero el juego ha empezado y tendrá q esperar el tiempo justo para probar el fruto de mi pasión.

La acaricio, la beso, la huelo; es máxima la excitacion… el tacto suave de su piel, la electricidad q desprenden sus labios, el aroma de cuerpo; son como una droga que adormece mis instintos salvajes y que hace notar q tengo el control.

La cojo de la mano suavemente y la ayudo a levantarse, admirando el vestido Negro arrapado que ha elegido para la ocasión… una buena ración de besos, con un intenso magreo bajo la ropa, e un insistente masaje en su precioso suave pelo; hace que mojemos nuestra ropa interior. Y aún con los ojos vendados, la desnudo delicadamente como si abriera el más preciado de los regalos de navidad.

Con una voz profunda y inusualmente sexi, le ordeno que se vuelva a arrodillar; ella espera saber de una vez, si las fotos de mis bajos estaban trucadas o si por el contrario, esa largada y ese grosor es una realidad. Pero antes de poner mi carne sobre sus labios, dispongo mi dedo gordo en su boca; quiero que me demuestre que es digna de probar mi sexualidad.

Con gran esmero, lame, chupa y traga mi dedo; demostrando que su devoción es real, que su cuerpo es ahora solo mío; y que su alma desasea volar. Queda claro que hará lo que le pida, y disfrutará de cada instante sin rechistar. Así que doy el paso, y tan solo bajando la bragueta; le entrego mi carne erecta. Ella lo disfruta, repasando cada centímetro de piel; si olvidarse de ese escroto suave y caliente que tiene a su merced.

La excitante situación, y las increíbles labores hechas por la chica, que puede ver nada pero si tocarme y tocarse ella, casi me producen la eyaculación; pero freno en el momento justo, ella tampoco ha terminado, y el “frenazo” está pensado para alargar el placer y la excitación de los dos.

Vuelvo a cogerle de la mano, la tumbo en la cama con la música de muse de fondo; le destapo los ojos y con la misma venda, le ato firmemente las manos… ahora podrá ver, pero no tocar.

Al ritmo de la música, me desnudo lentamente intentando ser lo más sexi posible mientras se le escapa a la chica un “que bueno estás cabron!”. Ya totalmente desnudo, me acerco a ella; atada e indefensa, pero ardiendo como nunca y deseosa de acción. Mientras la beso lascivamente, voy jugando con mis dedos y su volcán; que está mojado y ardiendo casi a punto de estallar.

Le acerco mi pene a su boca, para que lo mantenga bien firme y erecto mientras busco el condón; me lo pongo sin dejar ninguna burbuja y me masturbo un poco delante de su expectación. Me situo de pie en una esquina de la cama, la cojo por los pies; y acerco su hermoso culo hacía mi con gesto rápido y seco provocando un fuerte incremento de su excitación. Su cuerpo precioso y delicado, lo puedo mover casi sin esfuerzo; eso me da ideas para la próxima ocasión…

Después de lamer, besar y Acariciar sus hermosos pechos hasta ver sus pezones totalmente excitados; introduzco mi carne en su volcán, lentamente, para que note como cada centímetro de mi polla se desliza dentro de su vagina. Es placer es mutuo, la excitación es descomunal; y se nota que mucho no vamos a durar… así que aumento el ritmo, pongo mi pie derecho encima de la cama para alcanzar una mayor profundidad; la agarró por el cuello con mi mano izquierda, y le ofrezco mi dedo gordo de la mano derecha para que lo pueda chupar. De pronto, saco mi dedo de su boca; y pasando mi brazo por debajo de mi trasero, le introduzco el dedo tan bien lamido, en su cavidad anal. Ella ya no puede dejar de gemir, y no puede disimular que esta a punto de estallar; así que haciendo mi papel de dominante cabrón, vuelvo a frenar. Saco mi pene de su vagina lentamente, empezando a notar sus temblores de “ya no puedo más”; lúbrico mi falo, y lo introduzco suavemente en su culito de terso e hambriento de actividad sexual.

Una vez dentro, la vuelvo a besar; mientras desato sus manos que rápidamente bajan a tocar su volcán. Está empezando a estallar, así q suelto su cuello y empiezo fuertemente a empujar. Ella acaricia su clitoris con gran velocidad y haciendo un movimiento claramente circular, por lo que yo aprovecho para introducir tres dedos en su vagina mientras me follo su cavidad anal.

Yo aguanto mi orgasmo, ella explota y disfruta del climax; y cuando noto q ya casi ha terminado, preparo mi número final. Ella ya se ha corrido, pero sigue súper excitada; así que para terminar, saco mi miembro de su culo, retiro el preservativo ante su atenta mirada; acercó su mano a mi falo y la obligo a masturbarme hasta que le salpico su Precioso torso con unos buenos chorros de mi leche escrotal. Sin quererlo, le he provocado un segundo orgasmo con el que disfruta sin cesar.

Segundos después, nos quedamos tirados en la cama, exhaustos de fornicar; con una sonrisa marcada en la cara

y con la mente aún volando por cualquier mágico lugar.

Continuará… (si lo querréis leer claro) 😉